Capacidad funcional plena

Quien ha sufrido un infarto, ha padecido cáncer o convive con la diabetes sabe mejor que nadie lo que es sentirse débil. Con la enfermedad pierdes vitalidad, pierdes capacidad funcional, pierdes METs (una forma de medida de la capacidad funcional de una persona).

Una persona en estas circunstancias llega a disminuir su capacidad funcional a un nivel inferior a 7 METs

Lo que supone una situación de riesgo para recaer o enfermar. En este punto el ejercicio físico pasa a ser pilar fundamental de la recuperación.

No es necesario tener la capacidad de un deportista profesional, la ciencia médica señala que para la mayor parte de los adultos es posible estar en torno al número objetivo para nuestra salud: 10 mets.

Es necesario recuperar una capacidad funcional en torno a 10 METs y mantenerla a lo largo del tiempo.