El pulsómetro es un elemento que hoy en día no puede faltar en los entrenamientos de muchas personas. Sin embargo, a menudo no se conocen todas sus cualidades, por lo que en este artículo te descubrimos 10 ventajas de esta herramienta a la hora de realizar ejercicio físico.


¿Qué es un pulsómetro?

Un pulsómetro es un dispositivo que se encarga de registrar y medir en tiempo real la frecuencia cardiaca de una persona que se encuentra realizando ejercicio físico. Lo más común es que conste de dos aparatos: una correa transmisora y un receptor digital. En la actualidad, el tipo de pulsómetro más utilizado es en forma de reloj para la muñeca, aunque existen también otros dispositivos para colocar alrededor del pecho.
La principal funcionalidad del pulsómetro es la medición de la frecuencia cardíaca, pero permite registrar otros datos como la distancia recorrida, velocidad, número de calorías quemadas, etc., y guardarlos para futuras comparaciones.

Beneficios del pulsómetro


Este dispositivo aporta numerosas ventajas a la hora de realizar ejercicio físico, tanto para deportistas aficionados como para profesionales. En cualquier caso, se recomienda su uso en la gran mayoría de los casos, especialmente si se encuentran realizando el Programa Inicial 10mets (enlace a la página de método).


Monitoriza tu frecuencia cardíaca


El objetivo inicial de cualquier pulsómetro es monitorizar la frecuencia cardíaca, es decir, medir el número de veces que se contrae el corazón durante un minuto. De esta manera, permite conocer la forma física y llevar un seguimiento activo de los ejercicios que aumentan esa frecuencia, evitando aquellos que hacen que se salga de los registros normales. Por lo tanto, el pulsómetro favorece una práctica de ejercicio segura, sin ningún tipo de riesgo, incluso para pacientes con enfermedades cardiovasculares, oncológicas o diabéticas.


Mide la intensidad de cada ejercicio


Saber en cada momento qué ejercicios requieren mayor esfuerzo y medir su intensidad son aspectos clave para optimizar los planes de ejercicio físico y adaptarlos a las necesidades de cada organismo. Con la ayuda de un pulsómetro estas tareas se vuelven rápidas y sencillas.


Ayudar a conseguir los objetivos


Una de las principales ventajas de emplear estas tecnologías es que brindan la posibilidad de guardar los datos de cada entrenamiento para su posterior análisis. Con las estadísticas se muestra al usuario si se está acercando a sus objetivos, impulsándolo a mejorar si su progreso no es suficiente o dándole ánimos para que continúe así.  
Con un pulsómetro podemos recuperar y luego revisar los entrenamientos de las últimas semanas, lo cual nos permitirá mantenernos enfocados en nuestros objetivos y seguir esforzándonos por lograrlos.


Favorece la motivación


Contar con un dispositivo que muestra en tiempo real los avances en cada entrenamiento es un impulso para la motivación de cada usuario. Además, la posibilidad de compartir estos hitos favorece que se creen comunidades afines que puedan ayudarse entre sí.


Optimiza la técnica


El pulsómetro, además de las mediciones anteriormente mencionadas, contempla otros aspectos como la técnica a la hora de realizar cada ejercicio. Permite detectar errores en la ejecución, ya sea por el tiempo empleado, la frecuencia cardíaca u otros factores. Asimismo, algunos modelos envían alertas cuando detectan movimientos o esfuerzos que pueden ser contraproducentes para el usuario, lo que resulta muy interesante en entrenamientos de carácter más funcional.


Permite conectar con otros dispositivos


En el mercado existen multitud de pulsómetros con funcionalidades diversas en función de los gustos y necesidades de cada usuario. La gran mayoría contemplan conectividad con otros dispositivos, de manera que se pueden trasladar los datos a un móvil o a un ordenador y, posteriormente, trabajar con ellos. De este modo, se pueden obtener estadísticas detalladas del progreso, comparativas con períodos anteriores, etc.


Ayuda a mantener la concentración


Realizar un entrenamiento con un pulsómetro posibilita que se mantenga la concentración en los ejercicios, ya que el usuario no tiene que estar pendiente de medir tiempos, realizar pausas o contar el progreso. Todas estas acciones las lleva a cabo el pulsómetro, por lo tanto, la persona que se ejercita solo se preocupa de la propia actividad.


Posibilita el seguimiento profesional


La mayoría de estos dispositivos permiten compartir los resultados de cada entrenamiento con otros dispositivos e, incluso, con otras personas. Esto puede resultar muy útil para que el profesional de la salud o, en este caso, el tutor de 10mets realice un seguimiento exhaustivo de los progresos de cada individuo.


¿Quieres comenzar a entrenar con nosotros? Ponte en contacto a través del formulario y un especialista de 10mets valorará tu caso.