Beneficios del ejercicio físico en personas con obesidad

Compártelo en:

La obesidad es una acumulación excesiva de grasa en los tejidos adiposos y se define por un índice de masa corporal (IMC) de 30 kg/m2 en adelante. Según el último registro del Observatorio Global de la Obesidad, el 16% de los españoles padece obesidad. Las cifras son preocupantes, teniendo en cuenta, además, que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), España ya se sitúa como cuarto país europeo en obesidad infantil.

La obesidad representa un importante problema de salud pública y se correlaciona con comorbilidades que pueden disminuir considerablemente la calidad de vida. Presentar obesidad conlleva a mayor riesgo de padecer cáncer, accidentes cerebrovasculares, enfermedades metabólicas, diabetes tipo II, insuficiencia cardíaca y otras afecciones cardiovasculares, por lo que es necesario reducir la incidencia y la prevalencia de la obesidad.

La disminución del tejido adiposo es necesario para reducir el peso y contrarrestar las comorbilidades negativas asociadas en personas con obesidad. La modificación dietética y el ejercicio físico son las dos formas principales de hacerlo.  

La importancia del ejercicio físico para combatir la obesidad

Las personas con sobrepeso y obesidad pueden participar en programas de ejercicio, al igual que las personas con peso normal, pero, debido a las comorbilidades que pueden estar asociadas, se debe estudiar cada caso en particular.

Utilizar el ejercicio como un medio para reducir la obesidad tiene beneficios más allá de la reducción de la masa grasa, ya que es muy importante para la salud en general. Y es que, gracias al buen estado físico, también vamos a reducir la probabilidad de desarrollar otras enfermedades más graves.

Si presento obesidad, ¿por dónde empiezo?

Según un estudio reciente, realizado por la Universidad de Arizona, junto con el Centro Médico de la Universidad Rush y el Centro Médico Universitario Banner, se recomienda realizar al menos 200 o 300 minutos de actividad física, de moderada a vigorosa, para fomentar el adelgazamiento a largo plazo.

Sin embargo, en el caso de las personas que presentan obesidad y que, habitualmente han sido inactivas, deben comenzar poco a poco. Podrían empezar con un mínimo de 150 a 300 minutos de actividad física moderada o de 75 a 150 minutos de actividad física vigorosa a la semana para, después, ir aumentando gradualmente el tiempo, la frecuencia y la intensidad. Además, lo ideal sería distribuir la actividad física a lo largo de la semana, en lugar de esforzarse mucho en un solo día.

Según los investigadores americanos, en función de las comorbilidades, la persona que presente obesidad deberá realizar un tipo de ejercicio físico u otro. Por ejemplo, si presenta problemas de artritis, será mejor que monte en bicicleta en lugar de correr. O, si no puede usar las piernas, en su lugar, tendrá que mover los brazos más rápidamente para aumentar el ritmo cardíaco.

Por su parte, el Departamento de Salud y Rendimiento Humano de la Facultad de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) realizó un estudio en el que se evidenció que la combinación de ejercicio aeróbico y de resistencia son la mejor estrategia para combatir el sobrepeso y la obesidad. Los investigadores realizaron un análisis en personas que tenían sobrepeso, obesidad y problemas cardiovasculares, y los resultados fueron reveladores: todos mejoraron su salud cardiovascular y, además, todos redujeron su peso considerablemente. Según los investigadores españoles, lo ideal sería realizar entrenamiento aeróbico, combinado con rutinas de resistencia, 3 veces por semana con 15 repeticiones. De esta forma, las personas con problemas de obesidad no solamente reducirían peso, sino que, además, mejorarían notablemente su capacidad cardiorrespiratoria.

10 Mets, la plataforma ideal para combatir la obesidad

Está más que demostrado, a través de numerosas investigaciones científicas, que el ejercicio físico no sólo es recomendable para mejorar la calidad de vida de las personas que presentan obesidad, sino que, además, es necesario para ayudar en las comorbilidades asociadas. Para ello, la plataforma 10 Mets es la opción ideal, ya que, a través un programa totalmente personalizado y de la mano de los mejores especialistas de la salud y del ejercicio, la persona con obesidad va a poder afrontar nuevamente su día a día con vitalidad y motivación hacia el ejercicio físico, hasta conseguir los objetivos deseados.

Fuentes consultadas:

https://data.worldobesity.org/tables/prevalence-of-adult-overweight-obesity-2/

https://www.who.int/es

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30969715/

https://seedo2022.es/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK539893/

https://www.upm.es/

Categrorías
Ir al contenido