Vitamina D: Impacto en riesgo cardiovascular y diabetes

Compártelo en:

La vitamina D ha sido objeto de investigación durante muchos años para averiguar su relación con el riesgo cardiovascular y la diabetes. En este artículo, exploramos el vínculo entre la vitamina D y estas dos condiciones crónicas.

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una vitamina liposoluble esencial para la salud ósea, que se sintetiza en la piel cuando se expone a la luz solar. También se puede obtener a través de la dieta y los suplementos. Una vez en el cuerpo, se convierte en su forma activa, la vitamina D3 o calcitriol, que regula la absorción de calcio y fosfato en los intestinos y promueve la mineralización ósea.

Sin embargo, la vitamina D también tiene efectos más allá del metabolismo óseo. Se ha sugerido que la vitamina D puede estar involucrada en la regulación del sistema cardiovascular y el metabolismo de la glucosa.

Riesgo cardiovascular

Diversos  estudios han investigado la relación entre la vitamina D y el riesgo cardiovascular. La evidencia sugiere que la deficiencia de vitamina D se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por ejemplo, un estudio de cohortes prospectivo de 13.000 participantes encontró que aquellos con niveles más bajos de vitamina D tenían un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, incluyendo infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y muerte cardiovascular (Wang et al, 2010).

Además, un metaanálisis de 14 estudios observacionales encontró que la deficiencia de vitamina D se asoció significativamente con un mayor riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular (Wang et al., 2012).

Se han propuesto varios mecanismos para explicar la relación entre la vitamina D y la salud cardiovascular. Por ejemplo, se ha sugerido que la vitamina D puede mejorar la función endotelial, reducir la inflamación y regular la presión arterial (Pilz et al, 2016).

Diabetes

La vitamina D también ha sido objeto de investigación en relación con la diabetes tipo 2. La evidencia sugiere que la deficiencia de vitamina D se asocia con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.
Un metaanálisis de 21 estudios prospectivos encontró que la deficiencia de vitamina D se asoció significativamente con un mayor riesgo de diabetes tipo 2 (Song et al, 2013). Además, un estudio de cohortes prospectivo de 4.000 participantes encontró que aquellos con niveles más bajos de vitamina D tenían un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (Forouhi et al, 2008).

Se ha propuesto que la vitamina D puede mejorar la sensibilidad a la insulina y regular la secreción de insulina. Además, se ha sugerido que la deficiencia de vitamina D puede estar involucrada en la patogénesis de la diabetes tipo 2 a través de la inflamación y la disfunción de las células beta pancreáticas (Pittas et al, 2007).

Sin embargo, no todos los estudios han encontrado una asociación significativa entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de diabetes tipo 2. Un metaanálisis de 17 estudios observacionales no encontró una asociación significativa entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de diabetes tipo 2 después de ajustar por posibles factores de confusión (Hollick, 2007).

Suplementación de vitamina D

Dados los posibles efectos beneficiosos de la vitamina D encontrados en relación con el riesgo cardiovascular y la diabetes, se ha propuesto que la suplementación con vitamina D puede ser una estrategia efectiva para prevenir o tratar estas condiciones.

Sin embargo, los resultados de los estudios de suplementación de vitamina D han sido mixtos. Algunos estudios han encontrado beneficios significativos de la suplementación con vitamina D en la prevención del riesgo cardiovascular y la diabetes, mientras que otros no han encontrado efectos significativos.

Por ejemplo, un estudio aleatorizado y controlado de 400 participantes encontró que la suplementación diaria con 2.000 UI de vitamina D3 durante 2 años redujo significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con el placebo (Judd et al, 2009).

Sin embargo, un metaanálisis de 21 estudios de intervención no encontró beneficios significativos de la suplementación con vitamina D en la prevención de enfermedades cardiovasculares o diabetes tipo 2 (Beveridge et al, 2015).

La dosis óptima de suplementación de vitamina D también es objeto de debate. Se ha propuesto que una dosis diaria de al menos 600 a 800 UI de vitamina D puede ser necesaria para mantener niveles adecuados de vitamina D en la sangre (Ross et al, 2011).

Sin embargo, algunos expertos han sugerido que dosis más altas pueden ser necesarias para obtener beneficios significativos en la salud cardiovascular y la diabetes. Por ejemplo, se ha propuesto que dosis diarias de hasta 4.000 UI de vitamina D pueden ser seguras y efectivas para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2 (Holick et al, 2011).

En general, la suplementación con vitamina D parece ser segura y bien tolerada en dosis moderadas. Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar los efectos óptimos de la suplementación de vitamina D en la prevención y tratamiento del riesgo cardiovascular y la diabetes.

En resumen, la vitamina D parece desempeñar un papel importante en la regulación de la salud cardiovascular y el metabolismo de la glucosa. La deficiencia de vitamina D se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.
Sin embargo, los resultados de los estudios de suplementación de vitamina D han sido mixtos y se necesitan más estudios para determinar los efectos óptimos de la suplementación de vitamina D en la prevención y tratamiento de estas condiciones crónicas.

En 10mets podemos asesorarte sobre este y otros aspectos relacionados con las dolencias cardiovasculares y la diabetes. Ponte en contacto con nosotros a través de nuestro WhatsApp o email y resolveremos todas tus dudas.

Wang, L., Manson, J. E., Song, Y., & Sesso, H. D. (2010). Systematic review: Vitamin D and calcium supplementation in prevention of cardiovascular events. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20194238/»

Wang, L., Song, Y., Manson, J. E., et al. (2012). Circulating 25-hydroxy-vitamin D and risk of cardiovascular disease: A meta-analysis of prospective studies. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23149428/»

Pilz, S., Verheyen, N., Grübler, M. R., Tomaschitz, A., & März, W. (2016). Vitamin D and cardiovascular disease prevention. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27150190/»

Song, Y., Wang, L., Pittas, A. G., et al. (2013). Blood 25-hydroxy vitamin D levels and incident type 2 diabetes: a meta-analysis of prospective studies. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23613602/»

Forouhi, N. G., Luan, J., Cooper, A., Boucher, B. J., & Wareham, N. J. (2008). Baseline serum 25-hydroxy vitamin d is predictive of future glycemic status and insulin resistance: the Medical Research Council Ely Prospective Study 1990-2000. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18591391/»

Pittas, A. G., Lau, J., Hu, F. B., & Dawson-Hughes, B. (2007). The role of vitamin D and calcium in type 2 diabetes: a systematic review and meta-analysis. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17389701/»

Holick, M. F. (2007). Vitamin D deficiency. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17634462/»

Judd, S. E., & Tangpricha, V. (2009). Vitamin D deficiency and risk for cardiovascular disease. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2851242/»

Beveridge, L. A., Struthers, A. D., Khan, F., et al. (2015). Effect of vitamin D supplementation on blood pressure: a systematic review and meta-analysis incorporating individual patient data. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25775274/»

Ross, A. C., Manson, J. E., Abrams, S. A., et al. (2011). The 2011 report on dietary reference intakes for calcium and vitamin D from the Institute of Medicine: what clinicians need to know. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21118827/»

Holick, M. F., Binkley, N. C., Bischoff-Ferrari, H. A., et al. (2011). Evaluation, treatment, and prevention of vitamin D deficiency: an Endocrine Society clinical practice guideline. Recuperado de: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21646368/«

Categrorías